INGRESE SU PALABRA

¿Quieres secar la ropa y está lloviendo?

¿Quieres secar la ropa y está lloviendo?

Estos días en los que el tiempo está tan variable y ha llegado la ansiada lluvia necesaria para los campos y para bajar el nivel de contaminación de las ciudades, tenemos un gran problema: secar nuestra ropa.

Secar la ropa es complicado cuando no puedes tenderla en la calle, por eso vamos a regalaros algunos truquillos que hemos encontrado por aquí y por allí.

Empezamos:

Retira el exceso de agua antes de tender:

Lo primero que hay que hacer es retirar el exceso de humedad, bien con doble centrifugado o enrollando la ropa en una toalla. Además puedes poner un ventilador cerca del tendedero para que se seque mas rápido.

Las wool dryer balls caseras: ecológicas y económicas:

Otra opción para reducir la humedad y que le será familiar a quienes usan habitualmente la secadora, son las ‘dryer balls’. Se trata de una bolas, generalmente de plástico o lana, que reducen el tiempo de secado, quitan las arrugas y suavizan la ropa. Partiendo de esta misma idea se han puesto de moda las ‘wool dryer balls’ caseras, más económicas y ecológicas, que te ayudan a ahorrar energía en el centrifugado porque absorben gran cantidad del agua del lavado, haciendo que la ropa salga de la lavadora con menos humedad.
Su elaboración es muy sencilla:  con un ovillo de lana hay que enrollarlo hasta conseguir la forma y tamaño de varias pelotas de tenis. Se introducen una a una en una media, reparándolas con un nudo hasta formar una cadena de 3 o 5 bolas. Se introducen en agua caliente para que encojan y queden más prietas. Antes de meterlas en la lavadora puedes perfumarlas con aceites esenciales y cuando termines, déjalas secar al aire para volver a utilizarlas en la siguiente colada.

 

Organiza bien las prendas en el tendedero:

En cuanto a la manera de colocar la ropa en el tendedero portátil, aquí tienes varios consejos prácticos: las prendas gruesas secan más rápido del revés, es decir, empieza el secado por el interior de la prenda y voltéala cuando esté prácticamente seca; cuelga en perchas las prendas que lo admitan (faldas, camisas, camisetas), el aire circula entre ellas y secarán más rápido; coloca las prendas grandes en la parte superior y los jerséis extendidos sobre una toalla.

Aparatos que igual no sabes que existen:
Si vives en una ciudad especialmente lluviosa y el presupuesto o el espacio no te da para una secadora, o sencillamente es algo que no te gusta demasiado, puedes probar un par de utensilios prácticos, más económicos, que te sacarán de más de un apuro: el ventilador para secado de ropa y el tendedero eléctrico. Puedes encontrar algunos en tiendas por internet.
Un talento desconocido del congelador:
Una forma un poco rara de secar las ropa es usando el congelador… Suena raro, pero sí, son curiosidades de la ciencia y se debe a la sublimación: el paso del agua de estado sólido a gaseoso sin pasar por el líquido. Sólo tienes que guardar la prenda húmeda en una bolsa y meterla en el congelador.
En condiciones normales, el agua se congela a cero grados, esto hace que en un par de horas pases de tener un prenda mojada a una congelada, entonces entra en juego la sublimación: las moléculas del agua se moverán tan deprisa que escapan de la prenda dejándola seca. Lo siguiente es pasarle la plancha y listo. Yo aún no lo he utilizado pero la verdad es que tengo mucha curiosidad.
¡Hasta la semana que viene y no os mojéis mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio contiene cookies, ¡que son un rollo! excepto recién horneadas ¡que están muy ricas! Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies